KUNDALINI IOGA

El yoga es una técnica ancestral que nace en la Índia, con el objetivo de mantener el cuerpo y la mente sanos. Está especialmente diseñado para conseguir un equilibrio entre el mundo interno y el mundo exterior (a través de la consciencia, se consigue el equilibrio cuerpo-mente que nos aporta una mejor calidad de vida y un estado de bienestar general)

La palabra YOGA significa «UNIÓN». Lo que se busca con el yoga es la unión del cuerpo, la mente y el espíritu.

Mediante la práctica continuada del KUNDALINI YOGA se pueden reducir considerablemente los niveles de ansiedad y de estrés, se aumenta la energía vital y se consigue un aumento de autoestima, ayudando a la prevención de enfermedades físicas y psicológicas.

Con la utilización de determinados ejercicios enfocados a un fin concreto (asanas) se consigue equilibrar el sistema glandular, purificar la sangre, fortalecer el sistema nervioso y mejorar el potencial creativo de la mente, así como la concentración y la memoria. Se eliminan toxinas, se expande la capacidad pulmonar, se tonifican los músculos y la columna vertebral se mantiene más flexible y en forma. Se mejorar la calidad del sueño, se regula la digestión y la presión sanguínea y se eliminan los hábitos negativos.

Es una técnica que aporta energía al cuerpo y una gran claridad mental: el Kundalini yoga es una forma rápida de establecer una relación estable entre el cuerpo, la menta y el alma. Y por eso es considerada una de las prácticas más poderosas del yoga.

Una sesión de Yoga Kundalini dura 90 minutos, y está formada por:

Calentamientos: Conjunto de asanas destinadas a preparar el sistema muscular para la práctica de la kriya

Kriya: Conjunto de asanas destinadas a un fin concreto (equilibrar los hemisferios cerebrales, liberar el estrés, eliminar la rabia, para las glándulas, para los pulmones…) Se contemplaran las peticiones de los alumnos a la hora de preparar este apartado.

Relajación: Proceso de relajación del cuerpo a través del cual toda la energía movida y liberada durante la kriya se distribuye por el cuerpo sin impedimientos.

Mediatación: Proceso de relajación de la mente a través de mantras (vibraciones sonoras)

TODO EL MUNDO PUEDE HACER YOGA.

Tenga la edad que tenga y tenga los problemas que tenga.

La profesora propone variantes para todos los que no pueden hacer una postura o ejercicio en concreto.

Miércoles de 9:30 a 11:00
Miércoles de 18:15 a 19:45
Miércoles de 20:00 a 21:30

PRIMERA CLASSE GRATUITA. Ven y prueba sin compromiso!

Precio mensual: 30€
Precio clase puntual (si hay plazas): 10€

Contacta con nosotros para más información, o para a reservar la primera clase gratuita.
629867439 (Maika)
625137934 (Jesús)

Soy Maika, profesora de yoga en L’Impuls.

Empecé a practicar yoga por recomendación  médica, porqué tenía problemas de espalda. Enseguida vi que el yoga me aportaba no sólo beneficios físicos, sino también mentales y emocionales. Para mi, practicar Yoga Kundalini ha sido como abrir una puerta a una nueva forma de vivir, a una nova forma de enfocar y de aceptar todo lo que me pasa (tanto lo que puedo controlar como lo que no).

 La formación como Profesora de Yoga Kundalini me dio la posibilidad de dedicarme a compartir esta herramienta que para mí ha sido tan eficaz y que siento que es muy potente: el Yoga Kundalini. Mi deseo es hacer llegar el Yoga al máximo número de personas posible… ¡porqué funciona!

Decidí ampliar mis conocimientos sobre el yoga haciendo la formación para Embarazadas y de Postparto. Y entonces fue como abrir una ventana a la ternura y a la vibración que aporta la maternidad. Descubrí que el yoga nos puede ayudar en cualquiera de les etapas de nuestra vida, por más fantástica, esplendida, dura y/o cargada de emociones que sea.

Me encanta dar clases de yoga. Me fascina poder haber hecho de mi pasión una profesión. Estoy agradecida de poder compartir con vosotras/vosotros mis conocimientos y mis experiencias con el yoga. Y por eso intento transmitir todo este amor y todo este entusiasmo que siento en cada una de les clases que doy.

Hoy en día ya no puedo imaginarme mi vida sin el yoga: es como mi»droga».